« Ver Todas « Perspectivas # 1

Los orígenes del Trabajo Social en la Provincia de Misiones

Lic. María Ruth PiaggioDescargar PDF

“Toda obra realizada por el hombre debe verse en el tiempo y el contexto en que fue producida”
Natalio Kisnerman

El presente trabajo intenta reseñar los primeros diez años en la historia del trabajo social de Misiones, cuyo origen se remonta a la “Escuela de Asistencia Social”, primer paso de un largo camino que nos trajo hasta este año 2000, y nos encuentra con una Licenciatura en Trabajo Social, carrera fundadora de nuestra Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, una matricula actual que supera los 1000 alumnos y una demanda creciente, aproximadamente 400 egresados, como asimismo un vasto campo laboral en todas las áreas del quehacer profesional.
El relato abarca la primera década de las cuatro transcurridas desde su inicio y la intención es a través del mismo narrar esa historia, la cual advertimos, tiene las limitaciones propias del que relata hechos en los que estuvo involucrado.
Es imprescindible, además, dejar clara constancia de que, en consonancia con la frase que encabeza el articulo, esa es precisamente nuestra intención: que la narración sea leída y entendida dentro del contexto en que se produjeron los hechos referidos, sin que la explicitación de los mismos sea necesariamente tema en el cual nos adentraremos más allá de lo necesario para enmarcar la historia.

Nuestra hoy Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, tuvo su origen a fines de la década del cincuenta, cuando, en el Decreto Ley 192/57, se prevé la creación de la Escuela de Asistencia Social.
En esa época era Ministro de Asuntos Sociales de la Provincia, el Dr. Plácido Nosiglia y Director de Salud Pública el Dr.José S.Pedrotti, éste último se puso en contacto con Argentina Silvestrini, Visitadora de Higiene egresada del Curso de la Facultad de Medicina de Buenos Aires, y que por entonces se encontraba trabajando en el Instituto de Cardiología de Córdoba. A instancias de ella surgió la necesidad de contar en Misiones con una Escuela de nivel superior que formara asistentes sociales. (Hasta ese momento la provincia no contaba con ningún establecimiento de educación superior.)
Durante el año 1958 Argentina Silvestrini organiza y dicta un “Curso para Auxiliares de Servicio Social”, del cual egresaron 8 auxiliares. Entonces la Dirección de Salud Pública, de acuerdo a lo previsto en el Decreto Ley 192/57, procede, en base a una Disposición, a crear la Escuela de Asistencia Social, la cual tendría una dependencia técnica y administrativa de la citada Dirección.
Cabe recordar que a fines de los cincuenta la problemática del desarrollo había adquirido una importancia que gravitaba fuertemente en el campo de las ciencias sociales y que el funcionalismo aparecía como el marco teórico de referencia del servicio social, elevando las exigencias de rigor científico en la formación de los asistentes sociales; sin embargo, esa formación en la época mencionada cabalgaba entre la nueva propuesta teórico – metodológica y la anterior basada en principio en una formación “para -médica” y posteriormente en una denominada “para- jurídica”; en ambas el asistente social resultaba un producto auxiliar del profesional médico o jurídico, según fuese la institución de la cual hubiese egresado. El nuevo modelo propone la formación de un profesional más independiente, aunque ambos siguen lineamientos de Europa y los Estados Unidos.-
Haciendo referencia a la situación de los establecimientos de formación de asistentes sociales en las décadas del 50 y 60 Ander Egg, en su “Historia del Trabajo Social”, señala lo siguiente”: en el decenio del 50 las Escuelas de Asistencia Social nacen y se desarrollan conforme a un molde norteamericano y la formación que se imparte en ese entonces suele ser una copia de las ideas que sobre el tema tienen vigencia en Estados Unidos; de ahí el énfasis que se dio al Servicio Social de Casos, luego al de Grupo y finalmente al desarrollo de la Comunidad, en la visión norteamericana vía Caroline Ware, cuya contribución técnica no ha sido nada desdeñable; ella ayudó efectivamente a mejorar el servicio social latinoamericano, tanto con sus escritos como con su presencia personal”. Y en otro párrafo agrega”: Ya en la década de los 60 se va perfilando la búsqueda de una respuesta profesional autóctona; con la cual entramos en la etapa que hemos denominado funcionalista – desarrollista”. –
Y, respecto de la calidad de los estudios impartidos dice”: Algunas Escuelas tienen un buen nivel académico, pero no tienen categoría de “estudios universitarios”, simplemente porque no están incorporados a ninguna Universidad. Esto ha ocurrido con mucha frecuencia, en razón de que muchas escuelas nacieron bajo la dependencia funcional y financiera de Ministerios y no han sido traspasadas a las universidades”. –
Asimismo, la Lic. Marta Leúnda en un diagnóstico de la situación académica en el área social en la Argentina, realizado en 1979, para el Ministerio de Cultura y Educación de la Nación expresaba partir de 1960 comienzan a crearse nuevas escuelas privadas y oficiales, en su mayoría de nivel no universitario. Tanto estas escuelas como las tradicionales, fueron adoptando los planes de estudio recomendados en el 3° y 4° “Informe para la formación del Servicio Social de Naciones Unidas”. En el año 1957 la O.N.U: envía a nuestro país una Comisión Técnico Asesora, que tenía por objeto estudiar los planes de estudio vigente en el país y asesorar acerca de la revisión y reestructuración de los mismos en función de los nuevos marcos teóricos existentes en especial en Estados Unidos
Dada las dificultades de modificar la estructura curricular de las escuelas existentes por ese entonces en el país, la mayoría de las cuales respondían al esquema anterior (formación “paramédica” o “para-juridica”), se decide la creación en Capital Federal de un “Instituto de Servicio Social” con dependencia del entonces Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública de la Nación. Ese establecimiento incorpora los nuevos marcos teórico metodológicos y se convierte en el modelo referencial de lo “nuevo” en materia de servicio social. El instituto, conocido en la década del sesenta como “el Instituto de Tarsitano” en alusión a su director o el “Instituto de Bolivar” en referencia a la calle en la cual estaba ubicado en Capital Federal, es el “Modelo” que toma Argentina Silvestrini para seguir con su obra: de allí en más toda innovación en materia curricular proviene en alguna medida de ese modelo.
Lo anterior esboza a grandes rasgos el marco en el cual nace y se desarrolla la Escuela de Asistencia Social de Misiones.-

Cabe a esta altura de la narración hacer mención a dos aspectos fundamentales: el primero tiene que ver con la capacidad de Argentina Silvestrini de adelantarse a sus tiempos, era una mujer de temple, una luchadora, sin la cual tal vez otro hubiera sido el destino del Trabajo Social en Misiones, Argentina Silvestrini era Visitadora de Higiene, pero comprendió el gran desafío del momento y optó por el camino menos fácil: había sido convocada desde el ámbito de Salud Pública, por profesionales de la salud para crear una Escuela de Asistencia Social, la cual debería haber seguido la orientación “para – médica”, pero, ella advierte que el futuro de la profesión va en otro sentido, “pega el salto” y emprende la nueva etapa.
El otro aspecto que queremos marcar, es el hecho que del “Instituto de Servicio Social” creado en Buenos Aires, a partir de la presencia de la mencionada Comisión Técnico Asesora, en el cual se basó Argentina Silvestrini, para seguir con su formación de asistentes sociales en la Escuela de Misiones, salieron profesionales que tuvieron posteriormente activa y relevante participación en épocas de la Reconceptualización del Trabajo Social, desde mediados de los sesenta, y varios de ellos conformaron luego el grupo de docentes que tuvo la Escuela de Servicio Social, creada en 1969 en la Universidad del Nordeste, luego de que fuera clausurada la de Misiones.
La creación de la Escuela de Asistencia Social en Misiones, en el momento antes señalado resulta notoriamente visible al analizar la rotación que va dando en sus planes de estudio.

Comienza a funcionar el 1° de abril de 1959 bajo la dirección de Argentina Silvestrini, con un cuerpo docente formado por profesionales del medio, quienes dictaron clases ad -honorem, no contó la Escuela en ese primer año con presupuesto asignado tal fin, la Dirección de Salud Pública se hizo cargo del salario de la Directora, por cuanto dicha profesional había sido contratada para organizar la Escuela.
Su primer Plan de Estudios fue de tres años de formación teorico-práctica y presentación de una monografía final.
Las clases se dictaban en el horario vespertino en uno de los corredores del entonces Centro Sanitario de Posadas (Hoy Ministerio de Salud Pública) sito en la intersección de las calles Tucumán y Junín, a dos cuadras del edificio que ocupa hoy la Facultad de Humanidades y C. Sociales.
Para el ingreso a la carrera se exigió el título secundario, de modo tal que la Escuela fue el primer establecimiento de nivel terciario de la Provincia. La inscripción en ese primer año arrojó un total de 30 aspirantes, de los cuales comenzaron 25 y agresaron 9 en 1961. Cada ingresante fue objeto de entrevistas personalizadas por parte de la Directora a efectos de evaluar capacidades y expectativas, se desarrollaron asimismo varias charlas informativas acerca de la nueva carrera.

Cabe consignar que por entonces el asistente social era un profesional absolutamente desconocido en la provincia, y se lo asociaba a la visitadora de higiene o visitadora social, profesionales que tampoco abundaban (a fines de los cincuenta había en Posadas una sola visitadora de higiene que cumplía funciones en lo que entonces se denominaba Sanidad Escolar).

.Las asignaturas que se dictaron eran de carácter anual, se rendían exámenes bimestrales, un examen parcial en julio y el final (oral) en diciembre. La asistencia a clases, (tanto a teóricos como a trabajos prácticos) era obligatoria y el alumno debía acreditar un 75% como mínimo para rendir el examen final.
Ese primer año se dictaron las siguientes asignaturas:

1. Protección Materno Infantil,
2. Higiene y Medicina Social.
3. Microbiología y Parasitología,
4. Anatomía y Fisiología,
5. Psicología
6. Nociones de Enfermería y 1os.Auxilios
7. Historia y Evolución de la Asistencia Social
8. Caso Social Individual
9. Idioma Guaraní

Nótese en el listado anterior la preponderancia de asignaturas del campo medico y la inclusión de dos referidas al servicio social, lo cual corrobora lo expresado anteriormente en el sentido de la etapa transicional que atravesó ese primer año en la vida de la novel Escuela.
Cabe asimismo hacer notar la incorporación del idioma guaraní, lo cual da indicios de la visión de la entonces Directora acerca de la importancia que le asignaba a la comunicación del futuro profesional con el usuario (entonces denominado cliente), atendiendo asimismo a pautas culturales e idiosincráticas de la región. Es dable destacar que en aquella época el guaraní no estaba aceptado por la comunidad en general y menos aún por la comunidad educativa y no fue tarea fácil conseguir que integrara la nómina de materias de la curricula de la Escuela.
En lo referente a las prácticas, en ese primer año las mismas estaban referidas al entonces denominado “Caso Social Individual”, y se llevaron a cabo en el hospital Regional, Centro Sanitario y Salas de Primeros Auxilios. Los casos eran derivados por profesionales médicos, obstetras o pediatras, según la situación que podría indicar la presencia de problemáticas, las cuales eran abordadas por los alumnos fundamentalmente a través de visitas domiciliarias bajo supervisión docente.

Los profesores que dictaron (ad-honorem según quedo expresado) las asignaturas ese primer año de la carrera fueron los siguientes:
Dr. José S. Pedrotti (médico)
Dra. Noemí Gardini (médica)
Dra. Felipa Lorenzo ( bioquímica)
V.S. Argentina Silvestrini (Visitadora Social)
Enf. Berta Krasnoselsky (enfermera universitaria)
Prof. Elisea Acosta (profesora)
Prof. Roberto Bordon ( profesor )

Durante ese primer año, además de las actividades curriculares, profesores y alumnos realizaron otras, tendientes a hacer conocer a la comunidad misionera los alcances de la nueva profesión. Para lograr el objetivo se brindaron conferencias en diversas instituciones del medio, se llevaron a cabo mesas redondas, se publicaron artículos en los periódicos locales, se efectuaron en especial charlas destinadas a alumnos de los últimos años de los colegios secundarios, tanto de Posadas como del interior de la provincia. Es importante consignar en esta reseña que desde el comienzo mismo de las actividades de la Escuela una de las principales preocupaciones y consecuentes esfuerzos de la Directora estuvieron centrados en tramitar la incorporación del establecimiento a la Universidad Nacional del Nordeste, para lo cual interesó a la “Comisión Promotora de Estudios Universitarios” y realizó personalmente gestiones en la sede de aquella Universidad año 1960 en la ciudad de Corrrientes, elevando Plan de Estudio y toda documentación que fuera pertinente al efecto.

En el año 1960 era imprescindible contar con una asignación presupuestaria que permitiera abonar salarios docentes, como asimismo contar con personal administrativo y de servicio; era, además, imposible continuar funcionando en el corredor del Centro Sanitario, con dos cursos (primero y segundo), es decir, que la Escuela necesitaba “casa propia”.
Luego de innumerables trámites el Consejo General de Educación de la Provincia se hace cargo de la Escuela de Asistencia Social, la cual pasa a depender del mismo y se le asigna un presupuesto.
Los primeros meses del año transcurren con los dos cursos funcionando en un local, cedido en horario vespertino por el entonces Instituto Incorporado Posadas, sito en calle Sarmiento de la ciudad de Posadas. Finalmente en el mes de mayo el Consejo alquila el local ubicado en Junín y Córdoba y, a partir de entonces y hasta su clausura, la Escuela funcionó en dicho local (actualmente el edificio ya no existe). –
El presupuesto permitió asimismo el equipamiento necesario para que las actividades se desarrollaran en forma correcta. En un primer momento alumnos y docentes contribuyeron con el mobiliario mínimo indispensable (sillas y mesas) para su funcionamiento y, aún cuando resulte excesivamente anecdótico, cabe mencionar que durante aproximadamente un mes no fue conectada la energía eléctrica, y a fin de no perder clases profesores y alumnos optaron por proveerse de lámparas y las entonces utilizadas petromak o sol de noche.
En el segundo año de la carrera, se inscriben 9 alumnos, en tanto en primer año la inscripción alcanza a 20, de los cuales comenzaron a cursar 10.

Las asignaturas de primer año no sufrieron modificación, en tanto en el segundo año se dictaron las siguientes:

1. Servicio Social (esta asignatura incluía el servicio social de Grupos y Metodología)
2. Educación Sanitaria
3. Servicio Social (de Grupo y metodología)
4. Introducción a la Filosofía
5. Nociones de Derecho Penal
6. Nutrición y Dietética
7. Psicopatología e Higiene Mental
8. Economía Política
9. Idioma Guaraní II

Adviértase el giro que se va dando en la curricula en este segundo año, con un menor número de asignaturas relacionadas con el campo médico y la incorporación de otras tales como Derecho, Filosofía etc.

Durante ese año se incorporan los siguientes docentes:

A.S. Raquel Martin (Asistente Social, contratada en la Capital Federal)
Dr. Nestor Rodríguez Casella (Abogado)
E.S. Sadi Cossy Isasi (Educador Sanitario)
Bartolo Primo (Dietista)
Dr. José A.Auchter (Psiquiátra)
Saúl Tovar (Prof. de Filosofía)
Jalil Cura (Prof. De Psicología)
Humberto Benitez (Contador)
Además de las prácticas correspondientes a “Caso Social”, que realizaban alumnos de primer año, se llevaron a cabo por primera vez las de “Grupo”, para ello además de los centros del año anterior se contó con la colaboración de la Fábrica CIBA, la Guardería de Niños “Madre de la Misericordia” y el Jardín de Infantes de la Escuela Santa Catalina.
Respecto a los trabajos prácticos vale apuntar que: conseguir los centros implicaba una tarea previa de esclarecimiento acerca de los alcances del servicio social y explicaciones sobre el rol profesional y la contribución que se podría brindar a las instituciones, en un contexto que, como quedó expresado no conocía al profesional de servicio social ni contaba con la prestación del mismo en ningún equipo de trabajo; es de rescatar entonces el rol cumplido por los docentes, la directora y los alumnos, quienes comenzaban a abrir el campo laboral de la profesión en la ahora lejana década del sesenta.

La Escuela se convirtió, además, en un centro generador de espacios culturales y educativos, se organizaron y dictaron cursos sobre distintas temáticas, varios de ellos para maestros, los cuales se realizaban aprovechando el receso invernal de julio.

En 1961 se crea el tercer año de la carrera, con lo cual se completa el ciclo de tres años previsto en su Plan de Estudios
La inscripción arrojó los siguientes resultados: el primer año 3 alumnos, el segundo año 7 y el tercero 8. La escasa inscripción por esos años era motivo de preocupación constante por parte de docentes y alumnos, pues se cernía casi constantemente la amenaza del cierre de la institución. Año a año se redoblaban los esfuerzos y gestiones para la incorporación de la Escuela a la UN:N:E

En el tercer año se dictaron las siguientes asignaturas:

1. Servicio Social (Organización y Desarrollo de la Comunidad).
2. Recursos de la Comunicad.
3. Legislación Social
4. Etica
5. Historia y Geografía del Nordeste.
6. Sociología (Urbana y Rural)
7. Psicología Evolutiva.
8. Higiene Industrial.

Se intensifican en este año las materias especificas de servicio social, se incluye Sociología y las referidas a estudios regionales.

Ese año se incorporan a la Escuela los siguientes docentes:

A.S. Rosa Marien (Asistente social, egresada de la Univ.de Córdoba)
Dr. Nicolás Torres (Abogado)
Dr. Hugo R. Caroni (Abogado)
Prof. Jorge Pini (Prof. De Historia)
Prof. José L.Fernández (Prof. De Filosofía y C.de la Educación)
Dr. Marcelo López Astrada (Psiquiátra)

Es indispensable en esta reseña hacer referencia a la bibliografía:en particular en los primeros años la misma era sumamente escasa, se disponía únicamente de la bibliografía personal de los docentes quienes la ponían a disposición de los alumnos no obstante lo cual era menester sacar apuntes a máquina o a mano, en épocas de exámenes la situación al respecto resultaba harto complicada. Paulatinamente la Escuela fue organizando y poblando su biblioteca, en su mayor parte merced al generoso aporte de los docentes. El Instituto de Servicio Social de la Escuela Nacional de Salud Pública, a que se hizo mención antes, publicaba algunos textos y los distribuía a otros establecimientos del país; en el año 1960 en los talleres gráficos del Ministerio de Asistencia Social y Salud Publica, se imprime el “Manual de Servicio Social”, cuya autora Valentina Maidagán de Ugarte era asesora de Naciones Unidas para la enseñanza del servicio social en la Argentina; en 1962 se imprime “Caso Social Individual” de Mary Richmond.
Los trabajos prácticos constituían para ese entonces el eje vertebrador de la carrera y era el brazo de la Escuela extendido en acciones concretas hacia la comunidad, precisamente en 1961, se llevan a cabo por primera vez trabajos de comunidad en la ciudad de Posadas y lo realizan los alumnos de tercer año de la carrera en el entonces denominado barrio “Sarmiento” que comprendía las chacras ubicadas entre las avenidas Uruguay, Vicente López y Planes, Lavalle y Almirante Brown.
Aquí es preciso recordar que, en ese entonces, cuando los trabajos comunitarios recién comenzaban a conocerse en el país, y precisamente a través de los institutos de formación de asistentes sociales, no era tarea fácil explicar a los pobladores ni a las instituciones los beneficios de tales actividades ni la conveniencia de permitir algún tipo de trabajo en ese sentido (cabe incluso señalar que el vocablo “comunidad” solía asociarse a “comunismo”, lo cual creó no pocas situaciones que pusieron en riesgo tales prácticas), no obstante cabe señalar la predisposición de muchos para con la primera experiencia realizada en ese año por alumnos y docentes.
Un informe de las prácticas de ese año señala: “El diagnóstico efectuado dio como resultado que los dos problemas principales, en coincidencia con lo opinado por los vecinos, eran la falta de agua, ya que el barrio no contaba con agua corriente, en verano la mayor parte de los pozos se secaban y los grifos públicos distribuidos en la zona no alcanzaban para abastecer las necesidades del barrio, a ello se sumaba la escasa sombra por cuanto las calles estaban desprovistas de árboles, ambas carencias eran mucho más sentidas durante el verano “. -Y continua: “Teniendo como base los problemas mencionados los alumnos, juntamente con miembros de la cooperadora del barrio, dieron comienzo a una serie de gestiones realizadas ante Obras Sanitarias tendientes a lograr la instalación de mayor cantidad de grifos de modo de abastecer en mayor y mejor medida a los pobladores. Asimismo se llevaron a cabo gestiones ante la Municipalidad para solicitar el riego de las calles. También se solicitó al Vivero Municipal la provisión de árboles con el compromiso por parte de los vecinos de plantarlos y cuidarlos”.
“ Coordinando estas tareas comunitarias que realizaban los alumnos de 3° año con los de 2°, quienes, abocados a la práctica de grupo, habían organizado grupos de niños, los cuales realizaban distintas actividades, con motivo de la plantación de árboles surgió la idea de formar un “Grupo de Niños cuidadores de árboles”, cuyos integrantes tenían la obligación de cuidarlos y regarlos. Algunos árbolitos llegaron a tener hasta dos cuidadores. En una ceremonia, seguida de refrigerio, se impuso a cada niño un brazalete con un árbol pintado, que simbolizaba su actividad”. –
En la actualidad ese tipo de actividades es común en nuestros barrios y se realizan no necesariamente con la presencia o a instancias de algún trabajador social, sin embargo, es posible pensar que aquellas semillas plantadas con tanto fervor germinaron en suelo fértil y fueron luego sucesivamente abonadas por acciones comunitarias ya mucho más conocidas, comprendidas y demandadas.-
A fines de 1961 los alumnos de tercer año con un grupo de docentes realizaron un viaje de estudio a Brasil, para lo cual el Gobierno de la Provincia otorgó un subsidio de $ 40.0000. En esa ocasión visitaron Escuelas de Servicio Social de Curitiba y San Pablo, como asimismo instituciones de Bienestar Social tales como: Hogar para Madres Solteras; Servicio Social de la Compañía de Transportes; Juzgado de Menores(Sección Colocación Familiar). Cabe destacar la importancia de tales contactos por cuanto el Servicio Social brasileño representaba entonces una avanzada en la región y los asistentes sociales habían logrado su inserción en distintas áreas Los primeros alumnos, a punto de egresar, comenzaban a mirar el horizonte laboral y sabían que tenían ante sí otro duro desafío que podría resumirse en la pregunta: ¿ estaba la sociedad misionera y sus instituciones preparadas para absorber laboralmente a los profesionales que había formado?

En marzo de 1962 los primeros egresados (ocho en total) reciben Certificados de Estudio, posteriormente en 1963, previa presentación de la Monografía Final, recibirían los diplomas correspondientes, juntamente con la segunda promoción.
El ejemplar del diario “El Territorio”, de fecha 11 de abril de 1962, dice en uno de sus títulos: “La Escuela de Asistencia Social es un ejemplo en la República”, y algunos de sus párrafos señalan lo siguiente: “Misiones cuenta con un establecimiento especializado para la atención y cuidado físico y moral de su población que ya es un ejemplo en la República. Se trata de la Escuela de Asistencia Social de la Provincia, que en su primera etapa ya ha lanzado a la comunidad misionera un grupo de jóvenes asistentes sociales que colaborarán eficazmente para el progreso y bienestar general de Misiones.”
“La directora del flamante establecimiento señorita Argentina Silvestrini, concurrió a la Casa de Gobierno, para saludar al primer mandatario provincial Dr. Cesar Ayrault y expresarle el reconocimiento de docentes y alumnos por su decidido apoyo en la creación y funcionamiento de la Escuela de Asistencia Social.”
“La reunión fue oportuna para interesar al gobernador sobre distintas inquietudes que animan tanto a dirigentes como alumnos de la escuela, destacándose, entre otras, el propósito de gestionar la incorporación de la Escuela de Asistencia Social a la Universidad Nacional del Nordeste. El Dr. Ayrault tomó debida nota de la solicitud y prometió ocuparse para posibilitar la concreción de aquella iniciativa”. –

En ese mismo año el Plan Integral de Salud convoca a siete de los ocho egresados para desempeñarse como asistentes sociales en el Departamento de Protección Materno Infantil de la Provincia, fue el primer organismo que contó en su estructura con un plantel de asistentes sociales. A través del mencionado departamento los mismos realizaron tareas con familias, grupos y comunidades en distintos barrios de la ciudad de Posadas, teniendo como centros de acción las salas de Primeros Auxilios (hoy Centros Periféricos). También colaboraron con tareas comunitarias en el interior de la provincia, en ocasión de las campañas de vacunación anti-poliomelítica.
El Plan Integral también otorgó a la Escuela de Asistencia Social 10 becas para alumnos que ingresaran a primer año, por otra parte el Gobierno de la Provincia de Chaco becó alumnos para seguir estudios en la Escuela de Misiones.
Durante el año 1962, además de proseguir con los cursos regulares, se dictó un curso de “Auxiliares de Servicio Social”, de nueve meses de duración.-
Ese mismo año un grupo de alumnos acompañados por la Directora y otros docentes concurrieron al Congreso Internacional de Escuelas de Servicio Social, que se llevó a cabo en Bello Horizonte (Brasil). –

A fines de 1962 se ausentó a la Capital Federal, por razones de salud, la Directora Argentina Silvestrini, en cuyo reemplazo a principios de 1963 se hace cargo de la Dirección la AS Rosa P. Piquemal.-

A mediados de la década del 60 la Escuela de Asistencia Social de Misiones se había ganado un merecido lugar en la comunidad Misionera y en el país, era miembro de la Asociación Argentina de Escuelas de Servicio Social (de la cual fue socia fundadora) y de la Asociación Latinoamericana de Escuelas de Servicio Social, (ALAESS) que nace en Perú en 1965, con representantes de todos los países de América Latina.
El Plan de Estudios original fue modificándose, siempre en función de las innovaciones y lineamientos indicados por las dos Asociaciones mencionadas. Entre 1962 y 1969 agregaron a su curricula asignaturas tales como: Investigación Social, Estadística, Antropología Cultural, Organización y Administración de Servicios Sociales y Supervisión, quedando el mismo del modo siguiente:

Primer Año:
1. Historia y Evolución de la Asistencia Social
2. Servicio Social de Casos
3. Recursos de la Comunidad
4. Metodología
5. Higiene y Medicina Social
6. Psicología General
7. Etica General y Profesional
8. Sociología Urbana y Rural
9. Protección Materno Infantil
10. Educación Sanitaria
11. Historia y Geografía del Nordeste.

Segundo Año:
1. Servicio Social de Grupo
2. Psicología Evolutiva y Social
3. Nutrición y Dietética
4. Nociones de Derecho
5. Investigación Social
6. Estadística
7. Antropología Cultural

Tercer Año:
1. Desarrollo y Organización de la Comunidad
2. Economía Social y Política Social
3. Anatomía y Fisiología del Sistema Nervioso
4. Derecho Penal y Social.
5. Procuración Judicial
6. Organización y Administración de Servicios Sociales
7. Supervisión en Servicio Social.

Trabajos Prácticos:
Las horas estipuladas en el Plan de Estudios indicaban:
320 hs. para primer año;
460 hs. para segundo año, y
640 hs, para tercer año.
La asistencia a las prácticas era obligatoria en un 90% y a las clases teóricas en un 75%. –

El primer año en que los alumnos debían cursar la materia Estadística, la provincia no contaba con especialistas en dicha disciplina por cuya razón se solicitó y obtuvo la colaboración del C.F.I: cuyo equipo técnico dictó un curso intensivo en el cual también participaron los egresados de las primeras promociones.-
Con este Plan de Estudios la Escuela de Asistencia Social cumplía con los requisitos exigidos por organismos nacionales e internacionales para la formación de asistentes sociales, algunos de cuyos aspectos principales eran:
1. La dirección del establecimiento a cargo de un asistente social,
2. La práctica de métodos inherentes a la profesión, supervisados por asistentes sociales,
3. Formar parte de la Asociación Latinoamericana de Escuelas;
4. Incorporación de asignaturas adaptadas a lo regional.

Respecto al último punto vale señalar que Argentina Silvestrini había presentado en las Jornadas Argentinas de Servicio Social realizadas en Mendoza en el año 1961, el tema de la adaptación regional de los programas de las escuelas de servicio social, en base a la experiencia de la Escuela de Misiones, tópico que también se había abordado en el Congreso Internacional de Escuelas que se llevó a cabo en Roma en el mismo año y al cual también concurrió Argentina Silvestrini.
En el año 1963 el Consejo de Educación había autorizado el cambio de nombre y el establecimiento pasó a denominarse “Instituto de Servicio Social”, se reconoce el carácter de instituto de nivel superior y los docentes comienzan a percibir remuneraciones acordes al mismo. (Las remuneraciones estaban referidas a horas cátedra y había una diferencia salarial entre las secundarias y las superiores). –
Posteriormente y luego del fallecimiento de la Directora fundadora el 2 de abril de 1964 el establecimiento pasa a denominarse “Instituto de Servicio Social Argentina Silvestrini”.
Algunos de los primeros egresados de la Escuela comenzaron a ejercer en la misma tareas docentes, en un primer momento ad-honorem, colaborando en la supervisión de trabajos prácticos en actividades equivalentes a las que corresponden a un jefe de trabajos prácticos, varios se incorporaron después al plantel docente en calidad de titulares de asignaturas y/ o supervisores de trabajos prácticos.-
Por su parte el Consejo de Educación beca a maestros en ejercicio para cursar la carrera, la selección de los mismos se hace junto con la Dirección del establecimiento.
También entre la matricula se cuenta con alumnos provenientes de la vecina ciudad de Encarnación.
Docentes, egresados y alumnos participan por ese entonces en numerosos congresos, seminarios y jornadas, tanto en la provincia como en Capital Federal y otros puntos del país.
En junio de 1963, el Banco Hipotecario Nacional, organiza en la ciudad de Posadas, las “Primeras Jornadas Regionales de Planeamiento y Vivienda”, con vistas a la concreción de un Plan Nacional de la Vivienda, según lo dispuesto por decreto N° 1141/63 del Poder Ejecutivo Nacional.
Las mencionadas Jornadas se realizan simultáneamente en todo el pais, y entre otros organismos participan en la ciudad de Posadas, los siguientes:

Facultad de Ingeniería Química (de la UNNE)
Instituto Provincial de la Vivienda
Colegio de Escribanos
Circulo de Trabajadores Sociales
Instituto de Servicio Social de la Provincia
Instituto Superior del Profesorado de Misiones

En dichas Jornadas el Instituto de Servicio Social presenta dos ponencias: “Coordinación integral en los planes de construcción de viviendas”, y “Participación del servicio social en el planeamiento”, en tanto por el Circulo de Trabajadores Sociales la ponencia hacía referencia a la “Organización de los servicios de asistencia en el problema de la vivienda y participación del servicio social”. –
En base a las ponencias presentadas por el Instituto de Servicio Social y el Círculo de Trabajadores Sociales, el Plenario de esas Jornadas, entre otras cosas resuelve que “ La promoción de los sistemas de cooperativas, esfuerzo propio y ayuda mutua tendientes a la erradicación de las villas de emergencia, sean impulsadas por técnicos en desarrollo y organización de la comunidad, única forma de crear convivencia y culminar con éxito los sistemas propuestos”; Asimismo propone la Creación de un Ente Regional de Vivienda y Planeamiento, considerando que “Toda planificación de vivienda deberá basarse en estudios preliminares, entendiéndose por ello un análisis de las condiciones del medio, sus costumbres ambientales, la capacidad de ingreso familiar, de las dimensiones del grupo familiar, del clima de la región, la estabilidad ocupacional, el movimiento demográfico y las posibilidades de obtención de los materiales a emplearse “. –

.En el año 1967 participan en el” XI Congreso Mundial de Servicio Social”, realizado en julio en la ciudad de Buenos Aires, cuyo tema central era “Promoción Humana y Servicio Social”, y en octubre del mismo año en el “3° Seminario Regional Latinoamericano”, que se llevó a cabo en la ciudad de Gral. Roca Provincia de Río Negro, en el cual la entonces Directora del Instituto de Servicio Social de Misiones A.S. Rosa Piquemal tuvo a su cargo una de las disertaciones cuyo tema fue “Responsabilidad del asistente social en el desarrollo de Latinoamérica”. –
También ese año la Directora del instituto, y un grupo de egresados asisten en la Capital Federal a la “Primera Reunión Nacional de Promoción y Asistencia a la Comunidad”, de la cual participan asimismo Ministros y Secretarios del área de distintas provincias. En esa oportunidad el Dr. Herberto Armada, entonces Ministro de Bienestar Social, Salud Pública y Educación, quien presidía la delegación misionera y coordinó el grupo de trabajo del Nordeste expresó en ocasión de las conclusiones, entre otros conceptos, lo siguiente. “La Provincia de Misiones cuenta actualmente con 14 asistentes sociales egresados de su Instituto, y l3 alumnos que han aprobado los cuatro años de estudios y únicamente deben el Seminario de Tesis y la aprobación de la misma para graduarse, cuenta, además, con l3 auxiliares de servicio social, quienes tienen también una base de estudios secundarios completos”. -Y, a solicitud de representantes de otras provincias agregó otros datos acerca del funcionamiento de este Instituto “por el cual tanto luchó Argentina Silvestrini y su fundador, el Dr.Pedrotti, y que está dando pruebas de su utilidad gracias al esfuerzo de sus continuadores, nos enorgullece saber que es el único de la zona, que ya ha formado a tres asistentes sociales de la provincia del Chaco y formará profesionales que afluirán de otras provincias de la región”. -Y continuó diciendo “Esos profesionales se encuentran trabajando en Programas de Salud, Agua Potable, Estadísticas Vitales, Educación, Guarderías, Cárcel de Posadas, y se cumplen asimismo funciones de supervisión en Asilos de Ancianos, Patronato de Niñas, etc.. En esa ocasión periodistas de Capital Federal preguntaron al Dr. Armada que ubicación tendría Misiones, con relación a las otras provincias, según se desprendía de su informe, a lo cual respondió: “La zona lleva ventajas por la cantidad de personal formado para promoción y asistencia a la comunidad”.-

Los primeros egresados se dieron de inmediato a la tarea de constituir una asociación que los nucleara, para tal fin se convocó a una asamblea, la cual dio como resultado el nacimiento del “Circulo de Trabajadores Sociales de la Provincia”, con lo cual se da un paso fundamental en el afianzamiento y defensa de la profesión. La Declaración de Principios del flamante Círculo decía:
”Los asistentes sociales, reunidos en asamblea el día 26 de junio de 1963, en Posadas, capital de la Provincia de Misiones resuelven constituir el Circulo de trabajadores Sociales, que agrupará, sin distinción de credos y (o) militancias políticas a todos los asistentes sociales o título equivalente, que residan en la provincia de Misiones, pudiendo integrar el Círculo en calidad de socios adherentes, otros profesionales cuyos títulos avalen su carácter de trabajador sociales”-
El Círculo de Trabajadores Sociales tendrá por finalidad:
1. Defender y jerarquizar la profesión, luchando por la sanción de la ley respectiva y logro del reconocimiento como profesión libre.
2. Intervenir en defensa de los intereses profesionales de sus asociados.
3. Intervenir directa o indirectamente en los problemas sociales que afecten a la población de la provincia.
4. Colaborar y asesorar a los poderes públicos y organizaciones privadas en planes de bienestar social.
5. Tender al sostenimiento de un consultorio de orientación, creación de bolsa de trabajo, creación de una biblioteca técnica y a la publicación de un boletín periódico.”
La primera Comisión Directiva estuvo integrada por Felisa Pérez, Rosa Marien, María del R.Freaza, Elisa Cabaña, Ruth Piaggio, Norah Baena y Amalia P. de Medrano, Rosso.

Posteriormente la Cámara de Representantes sanciona la Ley del Ejercicio Profesional, que lleva el N° 259/64 y fue la primera en el país. En el artículo 3° de la misma se encomienda al Ministerio de Acción Social, Salud Pública y Educación, la tarea de llamar a inscripción a todos los asistentes sociales de la provincia de Misiones a efectos de dejar constituido el Colegio Profesional.-Cumplido lo cual con fecha 1° de octubre de 1965 de procede a elecciones para dejar constituida la Primera Comisión Directiva del Colegio de Asistentes Sociales de la Provincia.-
La nomina de los asistentes sociales que sufragaron en esas primeras elecciones fue la siguiente:

Pavón de Medrano Rosso, Amalia
Cabaña de Bastos Yolanda
Pérez Felisa
Carossini, Eugenia
Gagliardi de Lucero, Eleonor
Piaggio, María Ruth
Freaza, María del Rosario
Piquemal, Rosa Paulina
Villalba, Irma
Silvero Abdon
Amuchástegui, Graciela
Baena de Ali Brouchoud, Nora E.
Ejerció la primera presidencia del Colegio profesional la A.S. Eugenia Carossini.

En noviembre de 1963 un grupo de egresados, entre los que se contaban Domingo Morínigo, Eugenia Carossini, Irma Villalba, Abdón Silvero y Lidia Amarilla, entre otros, crean el C.e.P:I:S:S, (Centro Privado de Investigación y Promoción Social), en cuyas bases fundacionales se señala que el mismo tendrá por objetivos:
1. Proporcionar servicios a la comunidad;
2. Realizar investigaciones, estudios, seminarios, simposios, jornadas, conferencias, etc. sobre temas de la especialidad, a fin de contribuir a la capacitación y actualización de los colegas;
3. Intercambiar experiencias con colegas de otros puntos del país y / o del extranjero, a fin de mantenerse al tanto de los adelantos experimentados en el campo social,
4. Prestar el más amplio apoyo al Instituto de Servicio Social de la provincia y a todos aquellos organismos que soliciten colaboración o asesoramiento social,
5. Proceder a la divulgación de la profesión.-
Cabe hacer mención que el grupo de profesionales del C.e:P:I:S:S: realizó tareas de promoción en el hoy populoso barrio de “Villa Cabello”, cuyo nombre procede precisamente de ese emprendimiento, que comprendió actividades tales como: construcción de viviendas por el sistema de ayuda mutua y esfuerzo propio, organización de grupos de mujeres, cooperativas de trabajo, etc.-

A punto de cumplir sus primeros diez años de existencia, el Instituto de Servicio Social exhibía indudables logros, se había dado a la tarea no solo de formar profesionales, sino de construir espacios laborales y de prestación de servicios a la comunidad, logrando la incorporación y aceptación del asistente social en distintas áreas y equipos de trabajo.-
En ese momento el Instituto de Servicio Social de la Provincia, tenía un plan de estudios de cuatro años y presentación de monografía final, en sus diez años de fructífera existencia había dado 31 egresados a Misiones y otras provincias de la región, además de 15 auxiliares de servicio social, y estaban cursando la carrera 25 alumnos.

A fines de 1968, cuando se aprestaba a celebrar esos primeros 10 años de vida, y tanto docentes como alumnos y egresados seguían con expectativas crecientes las posibilidades de su incorporación a la Universidad Nacional del Nordeste, el Gobierno de la Provincia sorpresivamente clausura el Instituto, deja cesantes a la totalidad del cuerpo docente y suscribe un convenio con la U:N:N:E: por medio del cual “la alta casa de estudios se comprometía a poner en funcionamiento la Escuela de Asistentes y Visitadoras Sociales, creada por Resolución del Rectorado el 29 de diciembre de 1967 “. Por el mismo documento la Provincia se comprometía a ”transferir a la Universidad la locación del inmueble, así como los muebles y útiles del Instituto de Servicio Social dependiente del Consejo General de Educación de la Provincia”.

Con la Resolución N° 4138/ 68, el entonces Ministerio de Asistencia Social, Salud Pública y Educación de la Provincia de Misiones, ponía término a la institución creada por él mismo en 1957. La Resolución Ministerial dice ”Clausurar al 30 de diciembre del año en curso el “Instituto de Servicio Social Argentina Silvestrini “de la ciudad de Posadas, dependiente del Consejo General de Educación de la Provincia constituido por cuatro cursos (1°, 2°, 3° y 4°) dando por finalizadas a partir de la misma fecha las funciones del personal interino directivo, docente y administrativo que se desempeña en dicho establecimiento”. –

En ese momento, docentes, egresados y alumnos manifestaron su preocupación por la denominación del establecimiento creado en la U.N.N.E. ante la posibilidad de que la carrera fuera estructurada desde el punto de vista médico, lo cual tergiversaría y, paradójicamente, situaría la misma en el lugar en que había comenzado diez años atrás, desandando el largo e intenso camino recorrido.
En esa oportunidad el Dr. José Pedrotti, precursor de la carrera en la provincia y docente de la casa manifestó que “No estamos de acuerdo con el procedimiento seguido, se podría haber llegado al mismo punto defendiendo lo existente y no clausurándolo. Creemos que debió llamarse al diálogo en el cual hubieran participado el Gobierno, la Universidad, el Instituto y el Consejo de Educación. El Gobierno no defendió al Instituto, máxime cuando nos aprestábamos a celebrar los 10 años de trayectoria”. –

Luego del primer año de iniciada las actividades en la nueva Escuela, el plan de estudios se perfiló retomando y avanzando en el camino que en ese entonces marcaba ya una aproximación a lo que luego sería el periodo de Reconceptualización del Trabajo social. Posteriormente, varios docentes del entonces ex Instituto de la Provincia fueron convocados a prestar servicios en la Escuela de la UN:N:E

Al crearse la Universidad Nacional de Misiones, la Escuela de Servicio Social de la U:N:N:E., pasa a depender de la misma. Posteriormente, con otras carreras del área social como (Antropología, Turismo, Cooperativismo). La Escuela integra la Facultad de Ciencias Sociales, la cual adquiere su denominación actual, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, al incorporársele el Instituto del Profesorado.-

En el año 1974 en base a un convenio entre el Colegio de Asistentes Sociales y la Escuela de la U:N:A:M. Se dicta un “Curso de Post-grado” que tiene por finalidad posibilitar a los egresados del ex instituto terciario acceder al título universitario.

El trabajo se propuso relatar hechos, dejando a cada uno de los lectores la libertad de elaborar sus propias conclusiones. A modo de reflexión la siguiente: la clausura de un establecimiento no ha borrado la historia ni debe impedir a los trabajadores sociales conocer sus raíces, porque las obras realizadas con convicción y sin claudicaciones siguen su curso y dan sus frutos.
Argentina Silvestrini decía con frecuencia a sus alumnos que los frutos se verían tan solo después de largo tiempo y que serian ellos los encargados de recogerlos. La actual carrera de Trabajo Social de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, así como al avance logrado en el campo laboral en la provincia son testimonio elocuente de ello.
Como síntesis final, a modo de reflexión y también de homenaje dejamos una frase de Argentina Silvestrini que revela su pensamiento en cuanto al rol que debe cumplir el docente.

“La información es variable y es fácil adquirirla en los libros, la formación es imponderable y se adquiere con el contacto humano libre de prejuicios”

Fuentes bibliográficas:
“Formación para el Servicio Social”.-2° Estudio Internacional. Naciones Unidas. 1956.
“Formación para el Servicio Social”. -3° Estudio Internacional. Naciones Unidas. 1958.
“Desarrollo de los Programas Nacionales de Servicio Social” (Informe del Grupo de Expertos)
Naciones Unidas. 1959.
Ander Egg, Ezequiel: “Historia del Trabajo Social”. -Ed.Hvmanitas.1985
Maidagán de Ugarte, Valentina”: Manual de Servicio Social”.’ Ed. Ministerio de A.Soc.y S. Pública.-1960. –
“ 3° Seminario Latinoamericano de Servicio Social”. -Ed.ECRO. 1968.
Archivos del ex Instituto de Servicio Social de la Provincia
Piaggio, María Ruth”: La Escuela De Asistencia Social Y La Promoción De La Aceptación Del Técnico En Los Distintos Equipos De Trabajo”. –Monografía. -1963. –
Archivos diarios “El Territorio”. Años 1958-1970. –